martes, 7 de junio de 2016

Conoce 6 alimentos que potenciarán tu cerebro

Existen muchos alimentos que poseen gran cantidad de nutrientes los cuales no son solo necesarios para el organismo, sino que también aportan beneficios extras a la salud, de forma natural, sin agregados ni procesos.


A continuación les nombramos algunos:

1. El cacao: siempre consumido con moderación puede aportar un peso positivo a la salud de nuestro cerebro, ya que sus antioxidantes evitan el envejecimiento prematuro del organismo, ya que permite permite mejorar el flujo sanguíneo que llega al cerebro, lo que también favorece el mantenimiento de las habilidades cognitivas.

2. El pescado. son una fuente rica en fósforo que ayuda a fortalecer el cerebro, sobre todo, dándole un impulso a nuestra memoria. Gracias a los ácidos grasos omega 3 que nuestro organismo es incapaz de producir, este superalimento ayuda a proteger nuestra salud cerebral tanto a la capacidad cognitiva como la memoria, por lo que se recomienda su consumo periódico, sobre todo, de los pescados azules (sardinas, salmón, atún...)

3. Las espinacas: gracias la presencia de minerales, vitaminas, pigmentos y fitonutrientes, incluyendo potasio, manganeso, zinc, magnesio, hierro y calcio que esta contiene que contienen, ayudan (sobre todo el potasio) a mantener la conductividad eléctrica del cerebro, así las señales entre las neuronas se producen de forma más rápida y por tanto, nos hacen pensar de forma más clara y responder así más velozmente.

4. Los frutos secos: nos aportan muchos minerales y vitaminas, entre ellos, fósforo, magnesio, potasio, vitaminas del complejo B y vitamina E, todos ellos se convierten en excelentes herramientas para mantener una buena salud cardiovascular lo que también redunda en nuestra salud cerebral, ya que si todos los órganos obtienen un correcto aporte tanto de sangre como de oxígeno, nuestro cerebro también funcionará mucho mejor. Las nueces, por ejemplo, consumidas de forma habitual, mejoran la memoria de trabajo, es decir, la que permite el almacenamiento a corto plazo de la información.

5. El brócoli: un estudio con ratones de laboratorio y publicado en la revista Neuroscience Letters reveló que éstas mejoraron su desempeño cognitivo tras administrarles un compuesto con brocoli. Así, este superalimento puede proteger el cerebro tras una lesión. Sus nutrientes tienen la capacidad de potenciar la memoria además de preservar la buena salud de nuestro órgano pensante.

6. El aguacate: destaca por su alto contenido en vitamina E, pero son muchos los beneficios que esta fruta ofrece para el organismo humano, concretamente para tu cerebro. Este superalimento posee propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir el envejecimiento y el deterioro precoz de nuestra salud cerebral. Por si esto fuera poco, también contienen omega 3, esencial para proteger al cerebro del desgaste prematuro.

Hay que consumir menos sal

Los organismos de salud reiteran reducir la ingesta de sal, porque el alto consumo de sodio está relacionado con males como la presión arterial alta, entre otros.

La OMS sugiere el consumo de 2 gramos de sal para personas hipertensas y 5 gramos para  la  población en general.
El sodio no solo se encuentra en la sal de mesa, está de forma natural en una gran variedad de alimentos como la leche, la carne y los mariscos.

También se halla en cantidades mayores en los alimentos procesados, aperitivos como los pretzels y las bolitas de queso; y también está en condimentos como los cubitos de caldo, recuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los organismos internacionales de salud han reiterado reducir su ingesta porque el consumo excesivo de sodio está relacionado con la presión arterial alta, uno de los principales factores de riesgo que causa enfermedades del corazón y derrames cerebrales.

De hecho, hace unos días la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos hizo un llamado tanto a la ciudadanía como a las industrias estadounidenses para que reduzcan el uso de sodio.

Los estadounidenses ingieren al día en promedio 3 mil 400 miligramos de sodio. Casi un 50% más de la aconsejada.

La OMS sugiere el consumo de 2 gramos ( 1/2 cucharadita) para personas hipertensas. En la población en general la cuota es de 5 gramos (1 cucharadita) de sodio, señala la nutricionista-dietista Verónica Hidalgo, de la Asociación Panameña de Nutricionistas–Dietistas (APND).

En Panamá, el estudio de Prevalencia de Factores de Riesgo Asociados a Enfermedad Cardiovascular (Prefrec, 2010) realizado en las provincias de Panamá y Colón, indica que 1 de cada 10 personas le agrega sal adicional a la comida mientras la está consumiendo, siendo la población masculina la que tiene la mayor tendencia a agregar más sal a la comida y a comer alimentos fuera de casa, comparte Daniel Rangel, vicepresidente de la APND.

“El consumo de la población panameña sin lugar a duda debe estar por encima de los requerimientos diarios”, apunta Hidalgo.

El menú

La mayoría de las comidas típicas que ingieren los panameños vienen condimentadas con productos procesados que en su composición nutricional son altos en sodio.

Las tendencias socioculturales para la preparación de muchos de los platillos autóctonos llevan en sus recetas el uso de ingredientes sazonadores con alto contenido de sodio, al igual que se ha dado con la popularización del consumo de las “ comidas chinas”, comenta Rangel.

Además, el sodio es un mineral que la industria alimentaria utiliza todos los días para preservar los productos, reitera Hidalgo.

Por esta razón, deben tener cuidado con el consumo de alimentos empacados, enlatados, en sobres y en cajetas, ya que es en este tipo de alimentos en donde se encuentran las mayores concentraciones de sodio.

En el etiquetado de los productos se debe especificar el contenido de sodio y para poder decir que un alimento es bajo en sodio debe contener menos de 130 miligramos de sodio en una porción.

De igual manera, se debe tener cuidado con aquellos postres que tienen un sabor muy dulce como donas, cereales de desayuno y galletas, porque tienen un contenido más elevado de sodio de lo normal, ya que se usa el azúcar para enmascarar el sabor, añade por su parte el nutricionista-dietista Héctor Moreno Esquivel. “De ahí que se dice que mientras más dulce más salado el alimento”, asegura.

En el mercado actual hay muchas opciones de alimentos, así que son las personas las responsables de lo que le brindan a su cuerpo, recuerdan.

Si sufres ANSIEDAD seguro que sientes todo esto...

Vivir con ansiedad supone afrontar un sinfín de desafíos día a día. Pero debes saber que no estás sola en este sufrimiento y que muchas otras personas se encuentran en la misma situación que tú, atravesando todo esto...

Una de las características de las personas ansiosas es que se preocupan en exceso por lo que pasa y, peor aún, por lo que va a pasar sin importar si se trata de una pequeñez o algo mucho más importante.

Las personas ansiosas también tienen problemas para conciliar el sueño. El insomnio siempre está presente en sus noches y esto les impide descansar correctamente.

Las personas ansiosas sienten miedos como todo el mundo. Sin embargo, lo que las diferencia de los demás es que su miedo es abrumador y perturbador y no las deja vivir tranquilos. Puede ser que esta fobia se despierte de un momento a otro o que a lo largo de los años vaya creciendo hasta alcanzar dimensiones enormes si no es tratado a tiempo.

Las personas que son ansiosas se quejan mucho de dolores musculares. Lo que ocurre es que el estado permanente de nervios en el que se encuentran las obliga a tener siempre los músculos tensos. No es raro ver una persona ansiosa con la mandíbula apretada o quejándose de dolor de hombros, cuello, espalda y cabeza.

Aquellas personas con ansiedad siempre tienen problemas gástricos. Suelen quejarse de dolor de estómago luego de almorzar o cenar porque su cuerpo no sintetiza bien los alimentos.

La persona con ansiedad se ve afectada por los hechos del día a tal punto de que le cuesta muchísimo poder interactuar con otras personas sin sentirse afectada. Cuando nota que todos los ojos están puestos en ella, suele experimentar episodios de rubor, temblores, náuseas, sudoración abundante y muchísima dificultad para hablar.

No es raro que las personas con ansiedad comenten que sufren de ataques de pánico. Es otra de las consecuencias que tiene este padecimiento. Los síntomas más notorios son sentir un miedo irrefrenable acompañado de problemas para respirar, latidos fuertes del corazón, entumecimiento en las manos, dolor en el pecho, en el estómago y sensaciones alternadas de frío y calor.

La verdad que padecer de ansiedad no es muy agradable que digamos. Lo importante es saber reconocer los síntomas de un ataque y poder calmarnos. Si en tu caso esto se torna en algo muy grave, no tengas miedo y consulta con un profesional. Él podrá ayudarte a encontrar el mejor camino a seguir.

Fuente: I Mujer

11 motivos de dolor durante las relaciones sexuales

11 motivos de dolor durante las relaciones sexuales


Sus causas son diversas, pero están relacionadas con varias afecciones ginecológicas y falta de excitación y deseo. En este espacio repararemos en las 11 más comunes.
El dolor durante el coito es bastante frecuente y puede convertirse en un problema para la plenitud sexual y la vida en pareja.

Según datos arrojados en el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos, 3 de cada 4 mujeres sexualmente activas han tenido esta molestia alguna vez en la vida.

La sensación de incomodidad y dolor suele producirse en la vulva u otras zonas que rodean la apertura de la vagina. También es frecuente que afecte la parte baja de la espalda, la zona pélvica e incluso el útero y la vejiga.

Esta condición hace que la mujer cambie por completo en cuanto a su desempeño sexual y acarrea reacciones a nivel emocional.

1. Problemas en la piel

Los desórdenes dermatológicos como las úlceras en la delicada piel de la vulva son una causa muy habitual de dolor.

También es frecuente la dermatitis por contacto y las reacciones alérgicas por el desbalance del pH en la flora vaginal.

Se debe tener cuidado con el uso de jabones perfumados y lubricantes, ya que algunos pueden causar esta molestia.

2. Una lesión durante el coito

Durante el coito se pueden producir lesiones internas que provocan dolor y dificultades para mantener la relación sexual.

Estas se deben a la distensión del fondo vaginal y, algunas veces, a traumatismos pequeños.

Si el dolor permanece y deriva en más síntomas lo mejor es consultar con el ginecólogo cuanto antes.

3. Sequedad vaginal

La sequedad vaginal puede darse a cualquier edad pero es más común en el periodo que antecede la menopausia y durante la menopausia.

Esto dado a la disminución en los niveles de estrógenos, conocidos también como la hormona femenina.

El desequilibrio acarrea efectos en la lubricación vaginal y, como consecuencia, puede producirse irritación y ardor durante el sexo.

En estos casos lo mejor es optar por los lubricantes que venden en la farmacia y varios remedios caseros para controlar el desnivel hormonal.

4. Vaginitis

La vaginitis es una inflamación de la vagina que se produce por una infección fúngica o bacteriana. Esta no solo se manifiesta con incomodidades durante el coito, sino que genera flujo y ardor vaginal.

5. Vaginismo

El vaginismo es una enfermedad que se caracteriza por la contracción involuntaria de los músculos perivaginales, lo cual dificulta la penetración.

Esta es una de las mayores causas de dolor tras tener sexo y algunas veces indica la presencia de cicatrices o tumores en el interior de la vagina.

El tratamiento ginecológico se complementa con la práctica continua de ejercicios de los músculos pélvicos.

6. Episiotomía

El corte que se realiza en la vagina durante el parto o el desgarro en el perineo también puede ocasionar dolores al mantener relaciones durante los meses siguientes.

Los médicos aconsejan terapias físicas, medicación y, en casos especiales, cirugía.

7. Alergia al látex del condón

Un grupo reducido de mujeres presenta reacciones alérgicas a ciertas espumas que tienen los condones o al látex.

Esta molestia conduce a la comezón y muchas veces impide disfrutar en plenitud el acto sexual.

8. Problemas emocionales

La salud emocional desempeña un papel principal en el placer de las relaciones sexuales. Sentimientos como el miedo, la culpa, la vergüenza y el estrés impiden que se alcance la relajación necesaria para lograr la excitación.

Como consecuencia, se disminuye el deseo sexual y se puede sentir dolor durante la penetración.

9. Dificultades en pareja

Aunque la mayoría de personas lo ignoran, las dificultades que se presentan en la relación de pareja pueden interferir en el deseo sexual.

La falta de comunicación, los problemas sexuales o una infidelidad puede acarrear efectos negativos al momento de intimar.

10. Ciertos medicamentos

Las mujeres que toman pastillas anticonceptivas pueden tener como efecto secundario una disminución en la libido.

Esto también ocurre con el consumo excesivo de analgésicos y antibióticos que alteran la lubricación natural de la vagina.

11. Cistitis

La inflamación de la vejiga a causa de las infecciones bacterianas causa incomodidades al mantener relaciones sexuales.

El deseo continuo de orinar y el ardor vaginal provocan dolor y pérdida del apetito sexual.

Como mujeres, es importante atender a tiempo todas estas condiciones para impedir que afecten el ámbito sexual con la pareja.

Con una consulta ginecológica se podrá determinar cuál es su causa y qué tratamiento conviene seguir para controlarlo.

Fuente: Mejor con salud

CAFETINO O TEATINO LIMON!